La pandemia y los factores de riesgo psicosocial

.

.

4 min. de lectura

La pandemia y los factores de riesgo psicosocial

En marzo del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó como “pandemia” al brote de coronavirus COVID-19, por la cantidad de casos de contagio y de países involucrados, emitiendo con ello diversas medidas de prevención, información y orientación, para toda la población a fin de mitigar el riesgo de contagio. Como resultado de esta crisis sanitaria y por efectos de la pandemia en México, el total de empleos de alto riesgo afectados rebasó los 24 millones, lo que representó un impacto del 44% del empleo total según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El distanciamiento social y la aplicación de vacunas son las principales medidas para combatir la COVID-19. Estas medidas ayudan a que el mercado laboral y productivo se reactive, sin embargo, las nuevas condiciones laborales y los factores de riesgo psicosocial que surgen ante la necesidad de adaptación a esta situación atípica, obligan a las organizaciones a aplicar nuevas prácticas en la interacción entre sus empleados y la actividad laboral. Una de las prácticas en donde más se necesita prestar atención está en la prevención y control de los riesgos psicosociales surgidos de la actividad laboral. Es fundamental velar por la salud mental y emocional de los trabajadores.

La OMS y la OIT desde 1957 consideró “Fomentar y mantener el más elevado nivel de bienestar físico, mental y social de los trabajadores en todas las profesiones; prevenir todo daño causado a la salud de éstos por las condiciones de su trabajo; protegerlos en su empleo contra los riesgos resultantes de la existencia de agentes nocivos a su salud; colocar y mantener al trabajador en un empleo acorde con sus aptitudes fisiológicas y psicológicas y, en resumen, adaptar el trabajo al hombre y cada hombre a su tarea”. Desde esta fecha se reconoce la importancia de los riesgos psicosociales en el trabajo.

En la práctica la realidad es otra. En cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) el 75% de los trabajadores padecen fatiga por estrés laboral; resaltando que el estrés laboral está asociado con 75 mil infartos al año registrados en México.

Por lo anterior, es necesario e imprescindible implementar en las empresas la NOM-035-STPS-2018 Factores de riesgo psicosocial en el trabajo. Identificación, análisis y prevención, la cual promueve el bienestar de las personas trabajadoras y un entorno laboral favorable. Por lo tanto es obligación de cada centro de trabajo implementar la NOM-035, para evaluar las condiciones en las que se encuentran los trabajadores y las medidas preventivas a implementar.

¿Qué es un riesgo psicosocial?

Los factores de riesgo psicosocial en el trabajo surgen de las condiciones laborales en que se desempeñan los trabajadores en sus labores encomendadas. Algunas de estas condiciones, pueden dañar su salud física, mental y social, pueden provocar trastorno de ansiedad o estrés grave derivados de las funciones del puesto de trabajo, jornada laboral, acontecimientos traumáticos padecidos recientemente, actos de violencia laboral, etc.

De acuerdo con Moreno y Báez (2012) los factores de riesgo psicosocial:

  1. Generan respuestas positivas, negativas y adaptativas.
  2. Producen efectos nocivos en la salud del trabajador y el funcionamiento organizacional.
  3. Afectan la salud de los trabajadores y el funcionamiento empresarial a mediano y largo plazo.
  4. Impactan en el clima laboral, en la percepción de bienestar en el trabajo.
  5. Repercuten en la productividad individual y grupal de las organizaciones.

Los factores de riesgo psicosocial identificados según la Secretaría de Trabajo y Previsión Social son:

  1. Condiciones en el ambiente de trabajo. Condiciones peligrosas e inseguras o deficientes e insalubres.
  2. Cargas de trabajo. Exigencias que el trabajo impone al trabajador y que exceden su capacidad, pueden ser cuantitativas, cognitivas, mentales, emocionales, de responsabilidad, etc.
  3. Falta de control sobre el trabajo. Nula posibilidad que tiene el trabajador para influir y tomar decisiones en la realización de sus actividades.
  4. Jornadas que exceden lo establecido en la ley. Exigencia de tiempo laboral que se hace al trabajador en términos de la duración y el horario de la jornada.
  5. Interferencia en la relación trabajo-familia. Conflicto entre las actividades familiares o personales y las responsabilidades laborales.
  6. Liderazgo negativo y relaciones negativas. Influyen en la forma de trabajar y en las relaciones de un área de trabajo y que está directamente relacionado con la actitud agresiva y/o impositiva.
  7. Violencia laboral. Actos que dañan la estabilidad psicológica, la personalidad, la dignidad o integridad del trabajador.

Las organizaciones necesitan ir más allá del mero cumplimiento obligatorio de una norma oficial mexicana. Los factores de riesgo psicosocial identificados constituyen un material de enorme importancia porque clarifica cuál es la realidad que vive la organización en el momento presente. Prevenir, controlar y erradicar las prácticas nocivas que atentan contra la salud mental de los empleados es apostar por una organización saludable, con empleados satisfechos, emocionalmente integrados que apuestan por invertir sus talentos y competencias para el bien del negocio y de su propio desarrollo. Contar con una buena salud mental del trabajador tiene como consecuencia el buen funcionamiento de los aspectos conductuales, comportamentales, afectivos y cognitivos de las personas, lo cual repercute, evidentemente, en una mayor productividad y riqueza.

En Megaron te apoyamos con la implementación de la NOM-035-STPS-2018, contáctanos a contacto@megaron.com.mx o si lo prefieres, te invitamos a cursar nuestro programa en línea “Implementación de la NOM-035” donde podrás identificar, analizar, prevenir y controlar factores de riesgo psicosocial y promover un entorno organizacional favorable.

74

Visualizaciones.

Entradas Recientes