Proceso para la toma de decisiones

.

.

3 min. de lectura

Proceso para la toma de decisiones

“El hombre está condenado a ser libre”.

“La libertad del hombre es total porque nunca cesa de elegir”.

-Jean-Paul Sartre (1905-1980)-

La filosofía existencialista, impulsada por Jean Paul Sartre a mediados del siglo XX, consiste en tomar consciencia de la responsabilidad de nuestras acciones, de que los seres humanos construimos nuestro destino a partir de las decisiones que tomamos a lo largo de la vida. Y qué “no decidir” significa tomar también una decisión, la de no hacerlo.El proceso para la toma de decisiones es una de las tareas más difíciles a las que nos enfrentamos en la vida. Todos afrontamos la toma de decisiones de manera diferente, por lo que los resultados que se obtienen de cada decisión también son distintos.

Te recomendamos: Importancia de la toma de decisiones en la vida y en el trabajo. 

¿Qué es una buena decisión?

Para que una decisión sea tomada de manera correcta, debe integrar 5 factores: 

  1. Se toma de manera consciente y con cuidado, es decir, teniendo en cuenta el efecto que dicha decisión tendrá en nuestra vida. Es importante adelantarse para visualizar los efectos en nosotros y en los demás de las decisiones que tomamos.
  1. Integra los factores relevantes. Es necesario contar con todos los elementos disponibles para obtener una visualización lo más amplia posible de la situación.
  1. Es congruente con la propia filosofía de vida y con los principios y valores. Las decisiones que tomamos son una proyección  de nosotros mismos, de ahí el “factor congruencia”. Nos manifestamos en el mundo a través de las decisiones que tomamos y una vez tomadas necesitamos sentirnos en paz considerando que es “la mejor decisión” de acuerdo a nuestros principios. 
  1. Puede explicarla claramente a los demás. Una decisión sólo es válida cuando actuamos conforme a ella, cuando existen evidencias tangibles para los demás de que efectivamente tomamos la decisión, sólo entonces el proceso para la toma de decisiones es válido. Por ejemplo, para el fumador, su decisión de dejar de fumar no es cuando lo dice, cuando lo declara, sino cuando en realidad deja de fumar.
  1. Implica una oportunidad de desarrollo, de crecimiento. Cualquier decisión es un “paso hacia delante”, consciente o inconsciente, porque una decisión implica la realización de nuevas acciones que nos llevarán a otra situación posterior, donde de nuevo deberemos tomar decisiones. Una decisión siempre abre camino hacia un mundo futuro que no existe antes de que la decisión sea tomada.

El proceso para la toma de decisiones

Las personas seguimos dos procesos para tomar decisiones:

  1. PROCESO INTUITIVO

Intuición es la habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera clara e inmediata, sin la intervención de la razón. Parte del conocimiento personal e individual que tenemos de las cosas. Es una chispa de conocimiento que nos llega de manera inmediata sin necesidad de elaborar un constructo racional y analítico. 

Cuando decidimos por intuición lo hacemos a través de un presentimiento de que un curso de acción es el más adecuado en una determinada situación. Este presentimiento llega muy rápido a la mente, es una “corazonada” que no podemos explicar más allá de que así “lo sentimos”. Es el llamado “sexto sentido” que tantas veces nos salva de situaciones complejas porque en nuestra mente tenemos “muy claro” que es lo que nos conviene hacer.

Características del proceso para la toma de decisiones intuitivo:

Es la intuición de un experto en una materia, que con sólo observar lo que está pasando se hace cargo de la situación y sabe cómo hay que actuar. 

  • Es el conocimiento acumulado e implícito.
  • Es el juicio del profesional experto.
  • Del líder con conocimiento del negocio y del mercado.
  • Juicio que se proyecta hacia acciones futuras.
  • Ofrece seguridad porque su decisión la justifica con la experiencia.

El riesgo de seguir a pies juntillas el pensamiento intuitivo del experto es que puede cerrarse en su juicio experimentado sin abrirse a nuevas posibilidades y errar en su diagnóstico. 

  1. PROCESO RACIONAL:

Mientras que el proceso para la toma de decisiones intuitivo su fuente de información es interno, el proceso racional utiliza como fuente de información el conocimiento externo. 

Peter F. Drucker lo definió así:  “La decisión eficaz (la racional) es el resultado de un proceso sistemático de elementos claramente definidos y escalonados en una secuencia de etapas bien determinadas”.

Características del proceso para la toma de decisiones racional:

Sigue el modelo de los 7 pasos:

  1. Se identifica el problema.
  2. Se analiza el problema.
  3. Se toma conciencia de las propias creencias y paradigmas.
  4. Se visualiza el estado deseado.
  5. Se generan alternativas.
  6. Se escoge la mejor alternativa.
  7. Se toma la decisión en función a la información recabada.

El proceso para la toma de decisiones óptimo:

El proceso racional aporta objetividad, es decir observar las cosas a través de los hechos y no de las percepciones que obtenemos de los mismos. Pero la objetividad es engañosa cuando no coincide con nuestro sentir interno, es decir con  la manera como entendemos que las cosas son y deben seguir siendo. Para tomar una buena decisión es fundamental que lo externo, lo objetivo “haga sintonía” con nuestro sentir interno, con nuestra intuición, con la manera personal e individual en que percibimos el mundo.  

Si deseas conocer más del tema, puedes contactarnos a través de contacto@megaron.com.mx

2613

Visualizaciones.

Entradas Recientes