La productividad empresarial y el éxito de los negocios

.

.

4 min. de lectura

La productividad empresarial y el éxito de los negocios

Productividad es la relación que existe entre los productos obtenidos y los recursos que se utilizan para obtenerlos. La productividad aumenta cuando se consiguen más productos con menos recursos, ejemplo la inversión en tiempo. El principio de la productividad aplica en cualquier ámbito donde exista una generación de valor. Puede ser en la vida personal, ¿Qué tanto logramos con los recursos que disponemos?, y en la profesional cuando los logros y los resultados están alineados a los objetivos de negocio.

Principios de la productividad empresarial:

La productividad se toma en cuenta en relación a dos factores:

Eficiencia

Capacidad para producir productos o servicios de acuerdo a los estándares de calidad y aplicando los procedimientos adecuados. El objetivo es hacer las “cosas bien”, el “saber hacer”. No importan los recursos que se han utilizado y cómo se han administrado, lo que importa es que la cosa “está bien hecha”.

Eficacia

Capacidad para producir productos o servicios de la máxima calidad utilizando los mínimos recursos posibles. El mejor ejemplo es “hacer las cosas bien en el menor tiempo posible”, considerando el tiempo como uno de los recursos más importantes que disponemos.

La productividad empresarial se manifiesta en el retorno que producen las acciones que se llevan a cabo en la empresa, es decir, el nivel de eficiencia que se obtiene de la inversión realizada para lograr productos y servicios de calidad. Todo ello relacionado con los ingresos recaudados por la venta de sus productos. Es un indicador que mide la relación existente entre producción, egresos e ingresos.

Los factores esenciales para que una empresa sea productiva son:

1. Definición clara de los objetivos a lograr. Los objetivos deben de ser adecuados a la realidad del negocio y del entorno. Deben de estar bien definidos y comunicados a toda la organización.

2. Plan estratégico para el logro de resultados. La planeación estratégica es indispensable para dirigir las acciones internas de la empresa hacia el logro de los objetivos. Todas las áreas de la organización deben de contribuir activamente para que los resultados se consigan.

3. Clarificación y difusión de las normativas internas. Las políticas de una empresa son las pautas que se aplican para el logro de los objetivos del negocio. Son los criterios de gobierno respecto a las acciones que se realizan para el logro de los resultados. Abarcan a toda la organización y están acordes con la estrategia y los objetivos trazados.

4. Inversiones inteligentes y rentables. Las empresas deben de distinguir entre gasto, costo e inversión.

Gasto: Esfuerzo monetario que no es recuperable. Se trata de un desembolso que hace la empresa que no está ligado a su plan de producción, por lo que no existe retorno de la cantidad desembolsada. Aunque se pueden considerar los gastos como una pérdida, algunos son indispensables para el funcionamiento de un negocio, como los gastos operacionales que pueden contribuir aportando valor a la operación. Ejemplo un gasto por publicidad.

Costo: Es el dinero que una empresa aplica para el logro de un producto o servicio. Son los costos generales de producción. Hay costos fijos, pagos recurrentes que tienen lugar para el funcionamiento de una empresa; ejemplo: renta de locales, pago de servicios (luz, agua, internet…); costos variables, que están asociados a la producción, ejemplo compensaciones variables, papelería, insumos de fabricación.

Inversión: Es la cantidad de dinero empleado para adquirir productos o servicios con el fin de utilizarlos para el desarrollo del negocio y del que se espera recibir utilidad. Inversión es la aplicación de recursos tangibles e intangibles en la actualidad a cambio de recibir una mejora en el mediano y largo plazo. La inversión puede ser en dinero, tiempo, esfuerzo, etc.

5. Perfiles adecuados a los puestos. El factor humano es el activo más importante de la organización. Somos las personas quienes a través de nuestras acciones logramos resultados para que los objetivos de negocio se cumplan. El concepto de productividad empresarial está íntimamente ligado al estado real de su potencial humano. Es necesario aplicar ejercicios de análisis funcional para identificar el estado en que se encuentran las personas en cuanto a la realización de su trabajo y sus entregas. Los planes de capacitación aseguran la mejora continua, lo mismo que las acciones de prevención de riesgos psicosociales provocados por el estrés, la carga de trabajo, los horarios extendidos y el mal liderazgo, aseguran el bienestar en el trabajo.

6. Capacidad adaptativa y flexibilidad. El cambio es una constante en la vida humana y empresarial. Los entornos VUCA generan inestabilidad y los negocios se resienten. Es por ello que uno de los atributos más grandes que las empresas necesitan desarrollar para ser productivas es la capacidad de adaptación a los movimientos del entorno y generar flexibilidad para realizar los cambios oportunos. La manera en que lo podrán lograr es a través de un liderazgo consciente y responsable conocedor de las necesidades del mercado, de la situación organizacional y del talento humano a su alcance.

Alcanzar el óptimo funcionamiento y un alto nivel de competitividad es el reto que deben asumir todas las organizaciones y uno de los factores principales para lograr los objetivos es alcanzar una excelente productividad.

Si requieres conocer más acerca de las acciones que la producen y cómo gestionarla contáctanos a contacto@megaron.com.mx

51

Visualizaciones.

Entradas Recientes