• Megaron

Qué son las creencias


Las creencias son el cúmulo de información registrada en nuestra mente mediante las cuales nos interpretamos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. Son códigos rígidos que dirigen los pensamientos, y por tanto las acciones de nuestros comportamientos. Son las reglas por las cuales nos regimos. Las creencias constituyen nuestra conjetura de la realidad, aunque no siendo la realidad la confundimos como tal.


Una creencia no es una idea que la mente posee, es una idea que secuestra a la mente.

Descargar artículo completo: Qué son las Creencias


LAS CREENCIAS LIMITAN EL ESPACIO MENTAL

Los seres humanos construimos el concepto de nosotros mismos y del entorno con base en un cúmulo de creencias apiladas en nuestra mente desde la niñez. Muchas de las creencias que tenemos las adoptamos a través de la socialización. Mientras crecemos, influyen las expectativas que otras personas tienen de nosotros, y nos van moldeando poco a poco sin que nos demos cuenta. La crianza, la educación, el medio social, los acontecimientos traumáticos, las experiencias repetitivas y nuestra propia personalidad son productores de creencias mentales. Estas creencias permanecen instaladas en nuestro cerebro, y sólo a través de la experiencia podemos darnos cuenta si son válidas o no para el tipo de vida que deseamos llevar o los objetivos que queremos lograr.


Imitamos inconscientemente la visión y los modelos del mundo de aquellos que nos rodean, especialmente de las personas a quienes respetamos.


LAS CREENCIAS COMO PROTECCIÓN DE SUPERVIVENCIA

La autoestima, la imagen y el concepto que poseemos de nosotros mismos es factor determinante de cómo manejamos nuestras creencias. Cuando nuestra autoestima es baja y nos sentimos amenazados de alguna manera, la mente se encapsula, se protege y se defiende a través de reafirmar a ultranza las creencias que posee.  Entonces, dejamos de pensar en la posibilidad de otras alternativas y nos aferramos en la defensa de nuestro código mental. La tragedia de muchas personas en esta situación es que eligen “tener razón”, antes de “abrirse a nuevas posibilidades y ser felices”.


Sólo las personas poseedoras de una sana autoestima son capaces de cuestionar sus creencias y ponerlas en duda. Se necesita mucho valor para cambiar una creencia conscientemente, porque la adopción de una creencia nueva implica observar y accionar en el mundo de manera diferente. Las personas con una adecuada autoestima, consideran que la manera de lograr un futuro prometedor es atreviéndose a una transformación personal auténtica, así como buscar un verdadero desarrollo humano por medio de identificar las creencias potenciadoras que poseen y optimizarlas.


Nuestras creencias moldean,   

influyen y determinan en gran

parte nuestra forma de ser

inteligente de relacionarnos

con otros, e incluso nuestro

grado de felicidad y de éxito

personal.  


LAS CREENCIAS GENERAN LOS PARADIGMAS

Los paradigmas son un conjunto de conocimientos y creencias que forman una visión del mundo (cosmovisión), su vigencia es temporal y está sujeta a determinados momentos marcados por la historia. Cada paradigma se establece como consecuencia de una revolución científica que prueba que esta visión del mundo es la manera en la que hay que interpretar y resolver las cosas, y no de la manera anterior o de otra diferente.


El lado positivo de los paradigmas es que marcan la dirección a seguir, definen cuáles son las creencias idóneas que deben de tenerse en cuenta como canal de conocimiento. Su parte negativa es que limitan el conocimiento porque no aceptan la discusión de ideas fuera del ámbito que han creado. Thomas Khun dice: “cada paradigma delimita el campo de los problemas que pueden plantearse, con tal intensidad que aquellos que caen fuera del campo de aplicación del paradigma ni siquiera se advierten“.


Los paradigmas son patrones mentales que enjuician nuestras creencias, considerando que sólo son válidas aquellas que coinciden con su canon, el modelo de virtud que establecen.

Vivimos en un micromundo imaginario y no soportamos perder las certezas instaladas en nuestra mente, las cuales mantenemos aunque sepamos que son falsas y no funcionan.

Para que exista un verdadero desarrollo personal hay que aprender a pensar no sólo más allá de las propias creencias, sino a identificar los paradigmas que validan aquellas creencias que son aceptables, no por su aportación a la cultura, más bien por el hecho de adaptarse al status quo generado y defendido por la mayoría.


LA PROPUESTA DE LA FLEXIBILIDAD COGNITIVA

La flexibilidad cognitiva es la capacidad de reestructurar el conocimiento de diferentes maneras, esto en función de las cambiantes demandas de la situación con objeto de resolver un problema.


En la práctica se trata de disminuir la inercia mental sujeta a creencias y paradigmas fijos, para trabajar de manera simultánea en varias tareas a la vez, manteniendo al cerebro en el foco central de la  atención y coordinación de tareas relacionadas con lo existente antes de la situación y de su proyección futura, siempre con la mirada en la obtención de nuevas posibilidades, antes inexistentes, y con el fin de lograr objetivos.


El objetivo de la flexibiidad cognitiva es salir del sistema de pensamiento lineal y fomentar la creatividad y la ocurrencia. Abrirse a una posibilidad de conocimiento y experiencia, así como afrontar la novedad cuando sea necesaria.


Invitación al cambio

El cambio sólo se da cuando somos capaces de mirar con ojos nuevos aquello que conocemos. Cuanto más expertos somos, más rígidos y resistentes nos mostramos ante el cambio. Cuando aparece una situación nueva no sabemos escuchar, y no sabemos cómo analizar otros conceptos que no estén dentro del código de creencias y pensamientos que poseemos.  De ahí que los grandes errores los cometen los expertos, porque se confían en su propio pensamiento y dejan de identificar otras posibilidades.


Para producir cambio, es importante tomar en cuenta la intuición, identificar el llamado a la investigación, a la confrontación de datos y a la búsqueda consciente de otras maneras de lograr las cosas.


Contáctanos 

+52 (55) 5290 7812

+52 (55) 5290 7813

Pasaje Interlomas #4, Int.503
Col. Bosques de las Palmas, Huixquilucan Edo. de México. C.P 52787

Mensaje

© 2020 MEGARON