• Megaron

La importancia de la motivación en el trabajo

Actualizado: 14 sept 2021

La motivación nos impulsa a comenzar,

pero el hábito nos permite continuar.

Jim Ryun


A menudo escuchamos que debemos permanecer motivados para lograr todo lo que nos proponemos. Hoy, en los tiempos que vivimos; con altos riesgos de salud y afectación económica, necesitamos adquirir mayor dosis de motivación para realizar cada una de las actividades de nuestra vida diaria. Para comprender los aspectos de la motivación en el trabajo es importante conocer qué se entiende por motivación.


La palabra “motivar” es de origen latino y significa “dar ánimo, persuadir para que se tome una acción”. Está en conexión con el “movimiento que conduce a la acción”.

Chiavenato (2000), afirma que la motivación se relaciona con la conducta humana. Es un factor del comportamiento el cuál se ve afectado por factores internos y externos en los que el deseo y las necesidades generan la energía necesaria que incentiva al individuo a realizar actividades que lograrán cumplir su objetivo.

En un estudio realizado por el Greater Good Science Center, entre el 55% y 80% de las personas consideran al trabajo como algo que hay que hacer y soportar, que no está para ser disfrutado. Por otro lado, estudios realizados por la Universidad de Warwick y del Wall Street Journal con Opener Institute for People refieren que, un empleado que está satisfecho con su trabajo es un 12% más productivo y un 31% más eficiente en la realización del mismo. Entonces, ¿cómo cambiar este pensamiento? ¿qué hacer para que la vida laboral sea satisfactoria?.


¿Cuáles son los factores que influyen en la motivación en el trabajo?


La motivación es una cuestión personal, nadie puede motivar a otro. Como dice el refrán: “Podrás meter el caballo al río, pero no hacer que beba su agua”. No obstante, las áreas de Capital Humano de las organizaciones pueden aplicar acciones que estimulen la motivación de su personal:


Existen factores que pueden influir hacia determinada conducta:

  • Características personales: tomar en cuenta cómo somos, nuestra personalidad, cuál es nuestra escala de valores con la que enfrentamos situaciones o retos. Es importante desarrollar características personales positivas para lograr desarrollo y éxito.

  • Onboarding: este periodo de inducción al trabajo es fundamental para que el empleado se integre a su puesto de trabajo. Conocer a la organización donde formará parte y su cultura produce expectativas positivas.

  • Puesto de trabajo: necesitamos conocer a detalle lo que la empresa espera de nuestro trabajo, para qué fuimos contratados, las tareas que debemos ejecutar y el espacio de responsabilidad en la toma decisiones. La pregunta que debemos hacernos es: ¿Nos sentimos satisfechos en el puesto de trabajo que ocupamos y con nuestro desempeño actual? ¿Qué nos hace falta?

  • Autonomía laboral: recibo responsabilidades que me permiten la participación y aportación de ideas para que la organización sobresalga. ¿Tengo conciencia de que soy una parte fundamental dentro de la empresa a la que contribuyo con mi aportación única y esencial?.

  • Clima laboral: la satisfacción en el trabajo y la actitud positiva de seguir aportando en mayor medida a la organización, dependerá en gran parte, del clima laboral y del ambiente que se respira en el interior de la misma. Es el ambiente humano y físico donde se desarrollan las tareas. Las relaciones con los compañeros, la manera de trabajar con el superior, el espacio físico y cómo nos sentimos valorados genera un ambiente laboral adecuado y conveniente o por el contrario sofocante e inconveniente. La percepción de los empleados respecto al clima laboral es un factor fundamental que propicia tanto la motivación como la desmotivación de las personas en el trabajo.

Reconoce los factores que determinan un buen clima organizacional.

  • Condiciones laborales: las condiciones de trabajo deben basarse en el principio de igualdad entre hombres y mujeres, en la no discriminación de género. Aplica en aspectos como el contrato laboral, el salario, la jornada de trabajo y las prestaciones.

¿Por qué es importante la motivación en el trabajo?


Trabajar motivados genera beneficios que a la vez aportan valor al desarrollo personal y profesional de las personas:

  • Eres más eficaz: cumples con tus actividades aplicando los conocimientos necesarios. Haces las cosas bien. Descubres tu pasión.

  • Eres más eficiente: alcanzas tus objetivos y metas establecidas, priorizas tus actividades, mides y respetas tus tiempos. Logras los objetivos haciendo las cosas bien e invirtiendo el mínimo de recursos.

  • Eres más productivo: repartes tus tareas de forma correcta y no asumes tareas que no puedes realizar, buscas ayuda, colaboras con el equipo y delegas responsabilidades.

  • Eres más positivo: la motivación te permite tener una perspectiva clara y positiva de cualquier situación, entiendes que las dificultades son oportunidades. Los obstáculos son momentos para salir en busca de alternativas.

  • Generas mejores hábitos: estableces metas específicas, defines planes de acción a corto y mediano plazo, controlas y analizas tu progreso. Reiteradamente tus mejores prácticas para convertirlas en nuevos hábitos.


Por lo tanto, es importante mantenerse motivado para alcanzar logros y éxitos personales en la vida, tanto personales como profesionales. La motivación en el trabajo es clave para aumentar nuestra productividad y considerarnos parte importante de la organización, de cuyos logros compartidos formamos parte.


En Megaron reconocemos que mantener a los colaboradores motivados es todo un reto, por ello es necesario gestionar el lado humano que permita alcanzar los objetivos propuestos. Si quieres saber más... contáctanos a contacto@megaron.com.mx

80 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo