¿Eres buen estratega?

.

.

3 min. de lectura

¿Eres buen estratega?

Sobre si eres un buen estratega, piensa que contar con una mentalidad estratégica es crucial tanto para la vida personal como para los negocios. Si deseas adoptar el rol de líder, es decir, cuyo objetivo sea influir en los demás para el logro de resultados, necesitas saber que para que otras personas confíen en tí, puedas impactar en sus decisiones y acciones, y te consideren su guía y conductor, debes proporcionarles: claridad, enfoque, eficiencia y adaptabilidad. Sólo así podrás tomar decisiones informadas, inspirar a los miembros de tu equipo o a otras personas y navegar con éxito a través de la complejidad y el cambio, lo cual es esencial para tu éxito a largo plazo.

¿Soy buen estratega?, es la pregunta clave que debes hacerte si deseas ser un buen líder. A los gerentes, se les pide salir de la operación, cuyos ojos miran hacia abajo enfocados en la elaboración de la tarea, se les pide que se atrevan a mirar hacia arriba y hacia los lados, donde obtendrán información relevante. A través de esta información descubrirán áreas de oportunidad retadoras que, de desarrollarlas, aportarán enorme valor al negocio y a la competitividad de la empresa. La mayoría de los gerentes no pasan de ser buenos managers, capaces de planear, comunicarse con cierta eficacia y apoyar a sus colaboradores a que se desempeñen según los estándares establecidos. Pero estos gerentes no son líderes, son buenos gestores, les falta desarrollar las habilidades requeridas para convertirse en auténticos líderes. Para ser líder, es indispensable ser estratega.

Ser un buen estratega implica una combinación de habilidades analíticas, creativas, de toma de decisiones y de anticipación. A continuación podrás reflexionar en algunas señales que te indicarán si eres o no un buen estratega. 

  1. Visión a largo plazo: Cuentas con la capacidad de ver más allá del presente, observas tendencias futuras y cómo pueden beneficiar tus planes o proyectos.

  1. Análisis crítico: Eres capaz de analizar situaciones complejas, identificas problemas centrales y evalúas diferentes cursos de acción antes de tomar una decisión.

  1. Tomas decisiones en medio de la incertidumbre: Te sientes cómodo tomando decisiones incluso cuando no cuentas con toda la información que te gustaría tener. Eres capaz de trabajar con supuestos y ajustas tus planes a medida que obtienes más información. Desarrollas tu mente intuitiva, confías en tu conocimiento y experiencia.

  1. Aplicas pensamiento lateral: Cuentas con la habilidad de pensar “fuera de la caja”, es decir, piensas de manera creativa más allá de las soluciones convencionales para resolver problemas y descubrir nuevas oportunidades.

  1. Gestionas los recursos de manera eficiente: Eres hábil para saber qué recursos necesitas (tiempo, dinero, personal, equipo), sabes administrarlos para alcanzar tus objetivos de manera eficiente y productiva.

  1. Te comunicas eficientemente: No se trata solamente de contar con una amplia visión de la realidad, ser analítico, creativo y tomar decisiones acertadas en los momentos de caos, es indispensable que cuentes con habilidades de comunicación efectiva para transmitir de manera clara y persuasiva lo que sabes y lo que esperas de los demás, asegurando que los miembros de tu equipo, socios y stakeholders comprendan y se alineen con tus objetivos.

  1. Adaptabilidad: La vorágine de los cambios actuales obliga al estratega a responder al entorno de manera rápida y acertada, aprovechando nuevas oportunidades y mitigando riesgos inesperados. Necesitas contar con sentido de urgencia puesto que es un factor clave que distingue a los buenos estrategas.

  1. Influyes positivamente en los demás: Liderazgo es influencia. Solo influyendo en otros podrás persuadirlos e inspirarlos para que te sigan, guiarlos y motivarlos con objeto de que alcancen lo mejor de ellos mismos.

  1. Eres consciente de ti mismo y del impacto de tus comportamientos en los demás: El estratega tiene en cuenta como maneja sus momentos de presión, cuenta con equilibrio emocional y sabe autorregularse.  Eres ecuánime, empático y tolerante con la manera de ser de los demás.

  1. Eres curioso y te gusta aprender: Estás constantemente enfocado en buscar nueva información. Disfrutas analizando, criticando, experimentando y adquiriendo nuevos conocimientos, que los aplicas en las decisiones que tomas, en tus funciones y en la relación que sostienes con los demás. A través de tu curiosidad por saber más, amplias tu cosmovisión y tu capacidad de estrategia.

  1. Eres efectivo en la ejecución de tus tareas: Si eres buen estratega no solo defines prioridades y diseñas planes de acción, eres también un buen ejecutor, haces que las cosas sucedan. 

Si te identificas con varias de estas características, es probable que seas un buen estratega o que estés en camino de serlo. Recuerda que, como cualquier habilidad, la estrategia se puede desarrollar y perfeccionar con práctica, estudio y experiencia. Si deseas conocer más, contáctanos a contacto@megaron.com.mx

701

Visualizaciones.

Entradas Recientes

Add Comment