Desarrolla aptitudes laborales para sobresalir en las organizaciones

.

.

3 min. de lectura

Desarrolla aptitudes laborales para sobresalir en las organizaciones

Las aptitudes laborales profesionales son las habilidades personales no técnicas, también llamadas habilidades blandas o soft skills, que conforman el perfil de la persona que ocupa o va a ocupar un puesto de trabajo. Las habilidades blandas o aptitudes profesionales que se tienen hacen que un trabajador sea más o menos eficiente en la realización de su trabajo.

Diferencia entre aptitud y actitud

Aptitud y actitud son dos factores esenciales y complementarios para que un empleado sea eficiente en su trabajo. Mientras que la aptitud es la capacidad y destreza que tiene el empleado para desempeñarse en su puesto, la actitud es la disposición que muestra ante ciertas circunstancias de la vida que al ser una reacción consciente afecta su comportamiento. Una persona con alto nivel de aptitud con una baja actitud bloquea sus capacidades y no logra resultados satisfactorios, por el contrario cuando se tiene una alta actitud se activa la motivación y la visión positiva con lo que se abren las posibilidades para aprender y ser competente.

Algunos ejemplos:

Aptitudes laborales más valoradas en las empresas:

La competencia laboral es la capacidad de saber y hacer bien una tarea desde el primer momento. En el concepto de competencia laboral no sólo aplica la aptitud o conjunto de habilidades y destrezas con que cuenta una persona (saber hacer) sino la actitud que muestre ante los problemas y circunstancias que se presenten en torno a la realización de su trabajo (querer hacer).

El problema que tienen las empresas es acertar en la selección de personal competente. La persona muestra su competencia cuando está en acción. Una entrevista laboral necesita contar con elementos efectivos para identificar el nivel competencial de un candidato, es decir, las aptitudes y actitudes que necesita tener para lograr un buen desempeño en la posición que necesita cubrir.

  • Aptitudes duras o técnicas – son las aptitudes funcionales que están relacionadas con la especialidad que requiere el puesto y se muestran por medio de habilidades aprendidas.
  • Aptitudes blandas o emocionales – están relacionadas con la personalidad del individuo, forman parte de su inteligencia emocional y se muestran en la praxis que adopta en la relación que establece con los demás, cómo resuelve los problemas y toma decisiones.

En las organizaciones son las aptitudes blandas las que hacen la diferencia en el reclutamiento y selección de personal. Una persona puede contar con altas aptitudes técnicas pero si no cuenta con las aptitudes emocionales necesarias no será competente.

Las aptitudes laborales más valoradas en las organizaciones son las complementarias a las aptitudes técnicas, las que hacen posible que las aptitudes funcionales se apliquen de la mejor manera posible y se logren los resultados de negocio:

  • Aptitud de adaptabilidad:
    Habilidad de responder con flexibilidad a los cambios que aparecen en el entorno y la aptitud para adaptarse a nuevas realidades.
  • Aptitud de pensamiento crítico:
    Habilidad de discernimiento entre diferentes argumentos, identificar inconsistencias y reflexionar acerca de las propias ideas a fin de construir nuevos argumentos sólidos y consistentes.
  • Aptitud de influencia:
    Habilidad de influir positivamente en los demás de manera que las ideas y aportaciones sirvan para generar nuevas iniciativas y propuestas que aporten valor al negocio. La aptitud de influencia es la aptitud de liderazgo que rompe el paradigma de que líder es la persona a quien por estructura organizacional otros le reportan. Líder es quien influye, jefe es a quien se reporta.
  • Aptitud social:
    Habilidad en el manejo de las relaciones sociales, como son: la comunicación efectiva, la empatía y la asertividad.
  • Aptitud digital:
    La transformación digital hoy en día requiere de esta aptitud para ser competitivos.
  • Aptitud de resolución de problemas:
    Eficacia y agilidad en encontrar solución a los problemas, identificando el problema, tomar medidas lógicas/intuitivas, encontrar la solución y supervisar que tanto esta solución es la mejor opción para resolver el problema.
  • Aptitud de accountability (autorresponsabilidad):
    El punto de partida es adoptar la actitud accountable que es la disposición de asumir la responsabilidad absoluta de las propias tareas, cumpliendo cabalmente en tiempo y forma sin necesidad de la supervisión constante de otra persona.

En Megaron contamos con herramientas para perfilar los requerimientos de puestos, identificar habilidades blandas o aptitudes profesionales es muy importante, si deseas saber más contáctanos a contacto@megaron.com.mx

51

Visualizaciones.

Entradas Recientes