Cómo generar una Cultura Inclusiva

.

.

3 min. de lectura

Cómo generar una cultura inclusiva

Entendemos por cultura inclusiva al entorno de trabajo en que todas las personas son valoradas, respetadas y tienen la oportunidad de participar y contribuir plenamente, sin importar sus diferencias o antecedentes individuales. Esta cultura promueve la diversidad en todas sus formas, como la de género, etnia, edad, orientación sexual o antecedentes socioeconómicos.

Una cultura inclusiva beneficia a la organización porque se enfoca y tiene en cuenta las habilidades y capacidades de las personas, en lo que se distinguen y destacan por su nivel de competencia. Lo que los empleados hacen bien es el valor que ofrecen a su trabajo, en lo que realmente se diferencian. La cultura inclusiva aporta grandes beneficios a la organización: impacto positivo en la moral y compromiso de los empleados, retención de talento, prestigio y reputación de la empresa. Aumenta el sentido de pertenencia.

Te recomendamos: Inclusión laboral en la organización

Los retos para la lograr una cultura inclusiva

Implementar y mantener una cultura inclusiva en una organización representa un desafío, puesto que implica realizar cambios fundamentales en la manera de pensar y actuar de patrones y empleados.

Los retos más comunes implican:

  1. Resistencia al cambio: Cambiar una cultura implica un cambio profundo de mentalidad. La costumbre y los viejos hábitos permanecen arraigados.
  1. Prejuicios y estereotipos. Afectan la percepción de las cosas e influyen en la toma de decisiones. Son los llamados sesgos inconscientes que hay que identificarlos y actuar en su contra.
  1. Falta de compromiso de la dirección. Para que se forme una cultura inclusiva en la organización, los líderes deben de ser sus patrocinadores.
  1. Cambio de mentalidad del equipo. Cuando se introducen prácticas inclusivas la dinámica del equipo se modifica.  Puede llevar tiempo que los equipos aprendan a relacionarse de manera diferente a como lo venían haciendo.
  1. Equilibrio entre inclusión y rendimiento. Siempre que se da un cambio en la organización la productividad puede quedar afectada. Es importante encontrar el equilibrio entre inclusión y rendimiento.

Te recomendamos: Estrategias para la diversidad e inclusión laboral

Cómo generar una cultura inclusiva

Para que la organización consiga una cultura inclusiva es necesario que se den los siguientes factores:

Liderazgo comprometido:

Los líderes son los promotores en la creación y el mantenimiento de una cultura inclusiva. Deben demostrar un compromiso genuino con su liderazgo y ser congruentes en la toma de decisiones y en las acciones que emprenden, defendiendo los principos de inclusividad no discriminación.

Políticas y prácticas equitativas:

Las políticas de la empresa deben redactarse en términos de igualdad de oportunidades para todos los empleados. Incluyen procesos de contratación igualitarios, oportunidades de desarrollo profesional y ascenso basado en el mérito y la competencia, lo mismo que sistemas de compensación equitativos.

Comunicación abierta y transparente:

Es muy importante generar un ambiente que fomente la libertad de expresión. Los empleados necesitan sentirse seguros para expresar sus opiniones y preocupaciones sin temor a represalias o  no ser atendidos. La comunicación abierta hace posible que los malentendidos que surjan puedan resolverse antes de que causen conflictos.

Sensibilización:

El factor sensibilización es indispensable para que exista una cultura inclusiva. Los sesgos inconscientes generan prejuicios que afectan la actitud de apertura y aceptación hacia personas que consideramos diferentes a nosotros mismos y al medio en el que nos hemos formado que adoptamos como “normal”.

Capacitación y entrenamiento:

Los empleados necesitan adquirir conocimiento y habilidades para administrar los procesos de inclusión internos. Hay que aprender a hacerlo porque con la sensibilización y la voluntad de querer contribuir no es suficiente. Es necesario entender los contextos de inclusividad, cómo manejar las relaciones interpersonales y grupales y, lo más importante, aprender a usar el “lenguaje inclusivo” para que todos se sientan integrados y tenidos en cuenta sin excepción.

Trabajo en equipo y colaboración:

Los equipos de trabajo se ven favorecidos y fortalecidos con una cultura inclusiva. Fluyen más ideas, se comparten experiencias, se discute y se llega a conclusiones más elaboradas, el pensamiento y la inteligencia colectiva domina sobre el individualismo y sectarismos. Los actos colaborativos entre personas diferentes enriquecen la visión compartida de los equipos de trabajo.

Adaptabilidad y flexibilidad:

Las culturas que fomentan la inclusividad y la no discriminación se adaptan a los cambios que suponen incursionar a personas con diferencias singulares. Se necesita flexibilidad para navegar en una pluralidad de ideas, opiniones, necesidades y situaciones diferentes.

Reconocer y agradecer:

El trabajo en equipo inclusivo exige el reconocimiento genuino y auténtico de los logros de los demás compañeros. La inclusividad exige generosidad. La cultura inclusiva es generosa, amable y agradecida que entierra las competencias y rivalidades entre unos y otros y privilegia las aportaciones individuales y colectivas siempre en miras al bien común.

Medición y mejora continua:

Para que una cultura llegue a ser inclusiva necesita el control de estándares de calidad. La pregunta es: ¿Con qué estándares y políticas mediremos el estado interno de nuestra inclusividad organizacional?. Lo sabemos, sólo lo que pueda medirse es posible gestionar. El comparativo entre los estándares deseables de inclusividad y los resultados obtenidos de la medición aplicada, permitirá un análisis objetivo de la realidad y la posterior aplicación de estrategias y tácticas que favorezcan una mejor cultura inclusiva.

La cultura inclusiva es el camino que exige el progreso organizacional. La globalización nos ha puesto frente a otros, la inclusividad nos exige interactuar juntos para el logro compartido de nuevos alcances de talento y productividad. Si deseas saber más al respecto contáctanos a contacto@megaron.com.mx con gusto podemos guiarte para la implementación de una cultura inclusiva en tu organización.


1408

Visualizaciones.

Entradas Recientes

Add Comment